Infecciones por bacterias

Micobacteriosis (MAC) Micobacterium Avium Intracelullare (MAI)

Esta bacteria se encuentra en el aire, polvo, agua, tierra y en los alimentos que ingerimos. La bacteria MAC puede afectar todos los órganos del cuerpo como también localizarse solamente en uno, siendo el intestino el más afectado. Es dificil de detectar y tiene el poder de causar otras infecciones, es uno de los principales causantes del "Síndrome de desgaste relacionado con el VIH".

Es posible encontrar esta bacteria en alimentos y agua por lo tanto su presencia en heces no es indicativo de enfermedad , su presencia en el tracto respiratorio o gastrointestinal puede indicar un futuro desarrollo de una infección diseminada. Para su diagnóstico es necesario su aislamiento en sangre o biopsia de ganglios, médula ósea.

Síntomas:
Fiebre continua, diarrea, pérdida de peso, escalofríos, sudoración nocturna, Adenopatía, dolor estomacal y Anemia, entre otros.

Prevención y tratamiento:
Se utilizan una o más de las siguientes medicinas: Claritromicina/ Biaxin, Rifabutina/Mycobutin, Azitromicina, Etambutol, Clofacimina, Ciproflaxin/ Cipro.

La Claritromicina o Azitromicina son los agentes profilácticos preferidos. La combinación de Claritromicina y Rifabutina para quimioprofilaxis no es más eficaz que la Claritromicina sola y se asocia con una proporción más alta de efectos secundarios por lo que esta combinación no debe usarse. La combinación de Azitromicina con Rifabutina es más eficaz que la Azitromicina sola; sin embargo, dado que tiene más efectos adversos, es más cara y no parece aumentar la supervivencia, no se aconseja un empleo rutinario de este régimen. Además de su actividad preventiva, la Claritromicina y Azitromicina pueden conferir protección contra infecciones bacterianas respiratorias.
El tratamiento no está perfectamente establecido; la Claritromicina sola o combinada con Etambutol y Rifabutina puede ser efectiva.
Existe consenso sobre la utilización de al menos dos fármacos, uno de los cuales debe ser la Claritromicina o la Azitromicina; la segunda droga puede ser Etambutol, Rifambutina, Rifampicina, Ciprofloxacina y Amikacina; no se aconseja el uso de Clofacimina, sola o asociada al macrólido, ni tampoco la utilización de Isoniacida o Piracinamida. Dosis de Claritromicina sobre 1.000 mg/día parece asociarse con peor supervivencia en las infecciones diseminadas por MAC y ocasionan con mayor frecuencia fuertes dolores abdominales.
La profilaxis secundaria posiblemente se debe mantener de por vida y consiste en el mantenimiento de al menos dos de los fármacos.

Neumonías Bacterianas

Se entiende por neumonía recurrente aquella que produce en 1 año, más de un episodio agudo de un cuadro de Neumonía diagnosticado por métodos radiológicos o cultivos de los microorganismos (excluidos Tuberculosis y Pneumocistis) en una persona que previamente no tenía síntomas de Neumonía y su placa radiológica de tórax era normal.
Los microorganismos que con mayor frecuencia son causa de neumonía bacteriana recurrente en las personas con el SIDA, son bacterias como el Streptococcus Pneumonía y el Haemophilus influenza.

Síntomas:
Las manifestaciones clínicas suelen ser de presentación más abrupta y grave que la Pneumocistis Carinii Pneumonia (NPC), generalmente en 5 a 7 días, con fiebre, expectoración abundante y dificultad respiratoria. En las bronquitis bacterianas los síntomas suele ser: tos crónica, escasa expectoración y poca dificultad respiratoria y la radiología de tórax puede ser normal.

Prevención y tratamiento:
El tratamiento no se diferencia del empleado en personas con su sistema inmunológico normal. En las personas con SIDA, es más difícil erradicar la infección y son comunes las recidivas después de un tratamiento adecuado.
El Streptococcus Pneumonía y Haemophilus influenza son gérmenes comúnes y no hay manera de reducir la exposición a estas bacterias.
La prevención de la enfermedad respiratoria por Neumococo debería realizarse en adultos con CD4 mayor de 200. Se aconseja si no se ha recibido en los cinco años anteriores, una sola dosis de la vacuna 23 valente de polisacáridos del Neumococo. En personas con CD4 menores de 200 la respuesta la eficacia puede estar disminuida. Aunque se desconoce la duración de la protección, se aconsejan revacunaciones a los 5 años de la dosis previa de vacuna. En adultos no se aconseja, de momento, la vacuna frente al H. influenza.
El Cotrimoxazol administrado periódicamente reduce la frecuencia de infecciones respiratorias bacterianas, es útil cuando se utiliza para prevenir la NPC.
En niños con el vih estas bacterias ocasionan con frecuencia otitis media y sinusitis.

Enterocolitis Bacterianas

Antes de la epidemia del SIDA las infecciones gastrointestinales eran más prevalentes en homosexuales.

Síntomas:
Por lo general las infecciones del intestino delgado producen distensión del abdomen, náuseas, cólicos abdominales y diarrea profusa, pudiéndose asociar con pérdida significativa de peso, las infecciones del intestino grueso y Proctitis ocasionan frecuentemente cólicos y dolor en fosas ilíacas, tenesmo y deposiciones escasas en volumen pero frecuentes. Muchas veces ambos tramos intestinales están afectados.
Las causas bacterianas más frecuentes son diferentes especies de Salmonela ‘no típica’ (S. Enteritidis y S. Typhimurium) y Campilobacteria; en personas que han recibido tratamiento antimicrobiano previo se observa la colitis asociada a la toxina de Clostridium difficile.
La susceptibilidad antibacteriana de estos microorganismos no es muy diferente de la observada en personas sin el VIH.

Prevención y tratamiento:
El tratamiento con antibióticos adecuados, controlará la diarrea y la bacteriemia pero puede que no logre fácilmente erradicar las bacterias. Pueden ser necesarios regímenes por varios meses con Quinolonas, Cotrimoxazol, Eritromicina o Ampicilina (dependiendo de la bacteria causante).


Agrupación de Personas, Amigos y Familiares que viven y/o trabajan con el vihsida en Chile



consultas@vih.cl

volver a temario
volver a Infecciones oportunistas

ir arriba
ir a próxima página

miércoles, 10 mayo 2017
Última modificación: Mayo 2017
E.V. Sistemas +56 9 9 397 89 59 - Todos los Derechos Reservados ®