El Ejercicio

El ejercicio es un factor importante para tener una forma sana de vivir. La buena nutrición, la atención médica apropiada y un programa rutinario de ejercicios son la clave para tener una mejor sensación de bienestar.

Los beneficios del ejercicio incluyen un aumento en la masa muscular, resistencia y flexibilidad.

Hacer ejercicios con regularidad ayuda a reducir el estrés (tensión), ansiedad, depresión, mejorar el sueño y las funciones de evacuación intestinal. El ejercicio también puede aumentar el apetito, mejorar la capacidad que tiene el cuerpo de producir sus propios calmantes del dolor (Endorfinas) y mejorar el sistema inmunitario.

Todas las personas, independientemente de si tienen vih
sida o no, deben comenzar un programa de ejercicios lentamente, y progresar a una intensidad y frecuencia apropiadas. Es una buena idea consultar con tu médico, dietista o un entrenador personal o un fisiólogo de ejercicios, para que te ayude a desarrollar un programa de ejercicios apropiado para ti.

Comienza con una meta moderada, como hacer ejercicios tres veces por semana. Esto te da cuatro días para descansar y recuperarte.

Cada sesión de ejercicios debe comenzar con un pre calentamiento de 5 a 10 minutos, que incluya ejercicios para estirar los músculos y caminar, para aumentar lentamente los latidos del corazón.

La porción aeróbica de tu programa de ejercicios puede incluir correr, usar una máquina con cinta móvil para caminar o trotar, una máquina de esquí, una bicicleta de ejercicios o cualquier otra actividad que disfrutes y que puedas hacer durante 20 minutos por lo menos.

Trata de incluir entrenamiento con pesas y ejercicios de resistencia. Este ciclo controlado y repetitivo de contracciones musculares puede aumentar la función y masa muscular. Comienza con un peso leve y auméntalo lentamente.

Termina cada sesión con un período de 5 minutos de enfriamiento, que incluya ejercicios para estirar los músculos y algunos para relajarlos.

Presta atención a lo que tu cuerpo te indique. Tu capacidad de ejercicio puede variar de un día al otro. Aprovecha los días cuando te se sienta bien para hacer tu rutina. Deja pasar de 24 a 48 horas entre sesiones, para permitir que tu cuerpo descanse.

Invita a un amigo a hacer ejercicio o hazte miembro con tus amigos de un gimnasio, para que puedan darse ánimo y apoyarse mutuamente.

Arrienda o compra una videocasete de ejercicios. Asegúrate de que sea una sesión de ejercicios sin riesgos y que sea apropiada para ti.

Asegúrate de que tu programa de ejercicios no sea tan enérgico y comiences a perder peso. Recuerda que la prioridad es mantener o subir de peso. Si comienzas a perder peso, modifica tu programa.
El ejercicio realmente ayuda. Mientras más fuerte y en mejores condiciones físicas estés, mejor podrás evitar las complicaciones y hacer frente a las enfermedades.


Agrupación de Personas, Amigos y Familiares que viven y/o trabajan con el vihsida en Chile



consultas@vih.cl

volver a temario

ir arriba
ir a próxima página

martes, 9 mayo 2017
Última modificación: Mayo 2017
E.V. Sistemas +56 9 9 397 89 59 - Todos los Derechos Reservados ®